Logo Vuelo 587 Transmision en Vivo
  vela
icono email
Icono Inicio
 
INTRODUCCIÓN
LA TRAGEDIA
 

El 12 de noviembre de 2001, la tripulación del Vuelo 587 de American Airlines se preparaba para un vuelo de tres horas y media a Santo Domingo. El avión era un Airbus A300B4-605R, con 13 años de servicio con American Airlines; nunca había tenido un accidente..

A las 9:11 a.m., el Vuelo 587 estaba en espera para despegar, antes que él salía un Boeing 747 de Japan Airlines. Treinta segundos después del despegue del avión japonés, le advirtieron al Vuelo 587 de que sufriría una turbulencia de estela, ya que el 747 estaría a 8 km de distancia.

A las 9:14 a.m., el Vuelo 587 despegó; en los controles estaba el co-piloto Sten Molin y en el control de las comunicaciones estaba el capitán Ed States. A las 9:15 a.m., el Vuelo 587 se encontró con la turbulencia dejada por el 747 japonés y, como le habían enseñado en su entrenamiento, Molin comenzó a presionar los pedales que controlan el timón direccional del avión para salir de la turbulencia. Pero al quinto movimiento al lado derecho se oyó una explosión y el avión empezó a caer en espiral y se estrelló en la intersección de la Calle Beach 131 y la avenida Newport, en la comunidad de Belle Harbor, Queens. Murieron los 260 ocupantes del A300 y cinco más en tierra. Ciudadanos de Francia, Haití, Israel, Taiwán, Reino Unido, Puerto Rico y Estados Unidos se encontraban a bordo, pero la mayoría era de origen dominicano.

La caída del Vuelo 587 es hasta hoy la segunda mayor tragedia de aviación en la historia de Estados Unidos.
El 587 de American Airlines era un vuelo regular desde el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York, Estados Unidos, al Aeropuerto Internacional Las Américas de Santo Domingo, República Dominicana. Era conocido popularmente como el vuelo dominicano, porque muchas personas de este país lo preferían ya que tomándolo llegaban temprano a *Quisqueya y podían disfrutar de más tiempo.

* Nombre original e indígena de la República Dominicana

 
Escape de la muerte